27 de mayo de 2008

HORIZONTES DE LIBERTAD. Autor: Bernardo de Diego Miguel


Mª Teresa (4º E.S.O.):

Avelino Barrios Rábano (“El Dios”): Es el hombre al cual le ocurre todo lo narrado en el libro. Gracias a sus manuscritos, el autor escribió este libro, que en su mayor parte, cuenta la vida de Avelino tal y como el lo escribió. Nació en 1910 y murió en 2001. Junto a él: Ernesto Barrios: su hijo y Otilia: su esposa. (También se habla de su madre y de muchas personas más).

Éste es un libro muy interesante y fácil de leer, ya que no es muy largo y es muy entretenido. Me lo he leído en dos días.
Cuenta las numerosas vivencias de Avelino durante la época de la guerra y a lo largo de gran parte de su vida.
Era republicano, lo cual le llevó a numerosos problemas.
Cuando tenía 14 años viajó junto a su madre a Argentina, ya que necesitaban dinero, aunque allí fueron estafados y perdieron todo el dinero ganado en dos años. Avelino con esa edad ya tenía que trabajar, para conseguir el dinero, y debido a eso no podía estudiar, aunque esto no fue un impedimento para que escribiera con claridad sus vivencias.
Me parece que tiene que ser bastante difícil la vida de una persona analfabeta, aunque en aquella época, gran parte de la población lo era y se desenvolvían con facilidad, pero en la actualidad, en mi opinión, sería mucho más complicado. Después de volver de Argentina, durante un tiempo todo fueron complicaciones para Avelino. Trabajó durante un tiempo como vendedor ambulante, y luego estuvo escondido en su casa durante mucho tiempo sin ser visto por nadie más que su madre. Eso debe ser muy duro ya que no podía salir a la calle durante el día para que no lo viera nadie y por la noche se arriesgaba a que lo detuvieran.
Tiempo después se marchó a Portugal y fue detenido y apresado en Chaves. Allí conoció a varios compañeros de celda y posteriormente amigos. Allí pasó mucha hambre. Al igual que en las demás prisiones que estuvo, como la del castillo de Puebla, una en Zamora y también en Valladolid. En aquella época, en las cárceles los presos eran tratados muy mal, ya que apenas les daban de comer y vivían en condiciones pésimas.
Después del tiempo en el que estuvo encarcelado, una vez que ya estaba en Sanabria, formó un negocio, un vivero, que ahora sigue en manos de su hijo Ernesto.
Avelino me parece una persona valiente y sobre todo luchadora, que a pesar de todos los problemas que tuvo que superar, supo salir adelante y formar una familia y crear un negocio, muy conocido en Sanabria.
Para terminar, también es increíble como, a pesar de no tener estudios y solo haber aprendido algo en la carcel, es capaz de escribir todo esto sin apenas faltas de ortografía.

Patricia S. P. (4º ESO):

Este libro me ha gustado mucho, refleja el sufrimiento de las personas durante y después de la Guerra Civil , sobre todo el sufrimiento de Avelino (que era un joven republicano sanabrés). Avelino nos cuenta las situaciones que vive cuando comienza la guerra, cuando los militares lo encarcelan por su manera de pensar.
Allí en la cárcel, de un lugar a otro, va viviendo diferentes situaciones, en unas le decían que al poco tiempo de estar allí la gente moría ya que era una situación decadente (cárcel de Valladolid) y en otras estuvo mejor (en Zamora). Mientras pasaba ese tiempo en la cárcel veía como algunos salían “por enchufe” de sus novias pero él seguía allí.

Me ha parecido muy bella la iniciativa que toma la gente de esta zona de escribir libros sobre lo sucedido durante la guerra civil, o lo vivido en aquellos años en los pueblos. Avelino me ha parecido una persona muy buena que aunque le hicieran algo malo, como decía él, nunca les haría daño. Me parece que Avelino era un hombre muy trabajador y todo lo que tuvo y tiene como su buena fama, el ser conocido en toda Sanabria y Carballeda, su negocio y su casa se lo ha ganado todo a pulso, con mucho esfuerzo, cariño y paciencia.
Este libro lo recomendaría a toda la gente, ya que es muy fácil de leer y se lee en menos de dos días. A la gente mayor de la zona le ha gustado bastante, por lo menos a mi abuelo.
En pocas palabras: un gran libro de nuestra zona.


Coral M. R. (4º ESO)

Es un libro que me ha gustado mucho y me ha parecido muy interesante, quizás porque es de la zona y conozco a Ernesto (de vista) el hijo de Avelino y me ha motivado más, también porque está basado en esta zona, o porque narra exactamente como era la vida en aquellos tiempos.
Me parecen bastante interesantes las vivencias que tuvo que sufrir Avelino por ser republicano, ya que familiares míos vivieron una experiencia similar. Creo que todas estas personas tenían mucha fuerza y unas ganas de luchar y de vivir increíbles.
El viaje que tuvo que hacer a Argentina con solo 14 años por la falta de dinero, que no creo que fuera el único, debido a que en aquella época era muy común, como también lo era el no estudiar porque los jóvenes de aquel entonces tenían que trabajar para poder llevar el dinero a casa. Esto traía consigo que la mayoría de la gente fuera analfabeta como era el caso de Avelino.
La vida en esta época debía de ser difícilísima y tenías que ganártela como podías, la gente tenía que conseguir trabajo como fuera para poder alimentar a una familia (quien la tuviera), Avelino por ejemplo se tuvo que dedicar a la venta ambulante. Esto si tenías unas ideas determinadas porque si pensabas de manera distinta no podías casi ni vivir, tenías que estar escondido para que no te pillaran y salir en tal caso por la noche pero corriendo el grave peligro de que te pillaran y te encarcelaran, o escapar de tu país a otro país distinto, que si tenías familia incluso tenías que dejarla en tu país natal debido a la cantidad de dinero que esto suponía.
A Avelino lo detuvieron en Chaves, ya que se fue a Portugal, donde pasó grandes calamidades pero también hizo muy buenos amigos. También estuvo preso en el castillo de Puebla y en Zamora, que de igual modo que en Puebla lo pasó francamente mal debido a que en esa época se pasaba muy mal en las cárceles porque eran tratados muy mal y se ensañaban con ellos, además las cárceles estaban en muy mal estado y coger alguna enfermedad era bastante común debido a la suciedad que había, que no tenían nada que ver con las cárceles de ahora.
Avelino posteriormente tuvo la suerte de montar unos viveros (El ti Dios) que se encuentra en Santiago de la Requejada, que actualmente lo lleva su hijo Ernesto.
Samuel G. M. (4º ESO)